En el Tribunal de Cuentas, los vocales de Cambiemos controlarán al gobierno de Cambiemos

0

Finalmente, y luego de tres años, el Tribunal de Cuentas de la Provincia volverá a funcionar a pleno. Ayer juraron los cuatro nuevos vocales, seleccionados mediante acuerdos entre el oficialismo y la oposición durante el debate por la Ley de Presupuesto para 2019.

Los nombres, se sabe, son los de Juan Pablo Peredo, cercano a Martín Insaurralde y al peronismo bonaerense; Daniel Chillo, postulado por el Frente Renovador, y los ofcicialistas Ariel Pietronave y Gustavo Diez.

Con su incorporación, el Tribunal, que funcionaba “rengo” desde 2016, con el fallecimiento de Cecilia Fernández, y que quedó virtualmente desierto con las jubilaciones de Héctor Giecco, Gustavo Fernández y Miguel Teilletchea, podrá controlar las cuentas y emitir dictámenes vinculantes.

En el momento de la toma de juramento, el presidente Grinberg expresó que los nuevos vocales “son una parte clave del organismo» y que «la normalización total de la composición del cuerpo contribuirá a consolidar la transparencia anhelada en la Provincia y los municipios”.

El dato curioso es cómo se repartieron las vocalías: en lugar de seguir el esquema tradicional en el que la oposición controla al oficialismo, Pietronave y Diez se quedaron con la Administración Central y las Reparticiones autárquicas y entes especiales. Es decir, con todo lo que atañe de manera directa a María Eugenia Vidal y a sus funcionarios más cercanos.

De todas maneras, el HTC viene siendo “amigable” con la administración de Cambiemos. La relación se fue enderezando, pero comenzó con versiones en torno a la intención de suprimir el ente para generar una Auditoría General -a la usanza porteña y de Nación-, continuó con denuncias en torno a faltantes de documentación de la era Scioli y terminó con las renuncias encadenadas.

Hasta ahora -transcurridos tres años de gestión- ningún funcionario de alto rango tiene una multa, un cargo, una amonestación. Ni siquiera un llamado de atención.Para adquirir una idea, en el último año de gestión Scioli, el HTC multó a Alejandro Granados, ministro de Seguridad; desaprobó gastos a su par de Producción, Cristian Breitenstein; cargos contra Cristina Álvarez Rodríguez, Walter Carbone, entre otros.

Fuente: InfoCielo

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.